Archivo de la categoría: Metodología

“Construcción de una defensa individual desde los cimientos”

  1. Introducción: Principios en los que creo
    1. Defensa debe ser motivante y divertida. Premiar las buenas labores defensivas

1.        Puntuar no con canastas sino desde labores defensivas, 1 punto si fallan, 2 puntos si no tiran, 0 si meten, -1 si cogen rebote ofensivo. Ej. en 1×1 3 ataques

2.       Trabajos colectivos, se pasa a atacar tras 2-3 defensas seguidas sin canasta. Ej. en 3×3

    1. No sólo reacción al ataque, sorprender.

1.        Situaciones de 2×1, defensas alternativas… Ej. le digo yo a un equipo que haga un 2×1 y el otro no lo sabe.

    1. Jugador debe tomar decisiones, no sólo conceptos de “robots”

1.        Decidir los jugadores cuándo hacen el 2×1. Ej. misma situación que antes, pero ellos deciden cómo y cuándo lo hacen.

2.       Aplicaciones tácticas individuales decididas por ellos. Dar mano mala, dejar el tiro, dejar penetrar…

    1. Equilibrio entre formación y competición.

 

  1. Enseñanza desde el principio, desde las costumbres de los niños, cómo defienden sin que les enseñemos, desde ahí, pasos progresivos. Debatir sobre colocación en línea de pase, en ayudas…

 

  1. Principios básicos:
    1. DEFENSA VIVA.  Piernas vivas, no clavadas al suelo, brazos vivos, no pegados al tronco, voz viva, comunicación constante.

Ej. generación de comunicación con palabras “aro” ”balón” ”pase” ”brazos”…

    1. RESPONSABILIDADES INDIVIDUALES, deben ser prioritarias en formación para ir introduciendo las responsabilidades colectivas, e insistir que estas no anulan las primeras.

Ej. sobre todo en lo referente a la defensa del balón, en el rebote.

    1. RESPONSABILIDADES COLECTIVAS, todo el equipo debe ir unido, como atados con una cuerda, sincronía de movimientos defensivos.

 

  1. Aspectos técnicos más destacables de la construcción de la defensa individual:
    1. Defensa balón: trabajo de primer desplazamiento, uso de manos
    2. Defensa balón hombre interior: uso de antebrazo y del cuerpo
    3. Defensa línea de pase: brazos activos, anticipación
    4. Defensa de cortes y lado débil: uso del cuerpo, brazos tapando líneas de pase
    5. Rebote defensivo: actitud, primer contacto con atacante

Enlazaremos todo este trabajo desde un inicio de trabajo de 1×1 simple, en el que obligamos al atacante a ir directo al aro, desde parado, desde bote, en carrera, para insistir en la respuesta inmediata del defensor (¡¡ no zig-zag aburridos e inútiles !!), desde ahí brevemente comentar los aspectos de la defensa a jugador interior.

Empezaremos a utilizar pasadores (siempre importante , que sean parte activa del ejercicio, no postes. ¡¡DAR IMPORTANCIA AL PASE Y LA RECEPCIÓN!!), para el trabajo de defensa de la línea de pase, cortes, lado débil, etc.

Aquí charla interactiva, dudas, problemas que plantea el ataque, etc.

  1. Aspectos tácticos individuales:
    1. Lectura de mi atacante: mano dominante, tirador-penetrador…
    2. Lectura de mi importancia dentro del colectivo: más pendiente de mi hombre, de ayudas…

Debemos conseguir que los jugadores, sobre todo hasta la categoría cadete aprendan a leer todo lo relacionado al jugador que defienden, hincapié a esa responsabilidad individual, añadiendo como secundario, aunque en cadete ya importante mi colocación en función de balón, de situación de partido.

Es sobre todo en junior cuando hay que exigir a cada jugador que individualmente esté analizando ya no sólo a su jugador sino al equipo rival, a hombre-balón, que se anticipe a las cosas que va a hacer el ataque. Lo podríamos llamar responsabilidad individual ante lo colectivo

Ejemplos en 4×4, lo que sería alevín-infantil, junior.

Claro, para eso, debemos aceptar lo hablado al principio sobre creatividad defensiva, dejar tomar decisiones a los jugadores en defensa y no sólo en ataque.

  1. Aspectos tácticos colectivos:
    1. Defensa de bloqueos directos: pasar por delante, flash, cambio, 2c1, negar centro. Evolución del aprendizaje

2×2, dentro de la responsabilidad individual, insistir en evitar bloqueo, avisarlo, pasarlo por delante. Luego metemos las distintas variantes apoyado en un 3×3.

    1. Defensa del bloqueo indirecto: pasar pegado, de 3º, cambios. Evolución del aprendizaje.

Misma idea, responsabilidad individual, pasar pegado y anticipando, si gana ventaja, seguir pies o pasar de 3º. Trabajo del defensor del bloqueador. Meter los cambios. Agresividad en ellos

    1. Balance defensivo: conceptos fundamentales

Jugadores deben acostumbrarse a parar el balón. Opción de tandem ante equipo con base “botador”. Opción de balance en línea ante base “pasador”

    1. Estrategia: Salto y cambio, defensas especiales, “mezclas” de defensas individuales, etc.

Dudo que dé tiempo. Me gustaría una pincelada de entrenar una defensa de salto y cambio dentro de una dinámica de defensa agresiva en todo campo.

 

  1. Una reflexión final:

Todo esto es más o menos lo “normal”. Yo os planteo dar un salto de mentalidad y pensaros un planteamiento algo distinto.

·         Antes de nada, ¿opinión sobre las zonas? ¿Cuándo meterlas? ¿Para ganar / para formar? ¿Por qué no hablar de zonas desde el momento que se habla de defensa de ayudas, introduciendo la defensa de ESPACIOS?

·         Empezaríamos desde pequeñitos con una defensa individual de libre asignación, según bajan a defender cogen al que les pille. Insistiendo eso sí en una gran actividad y un deseo de robar y presionar. Máxima intensidad en defensa de los pases, concepto de ayudas sólo insistir en no permitir entradas a canasta.

·         A esto uniría en infantiles una defensa en el mayor espacio posible con el concepto desalto y cambio, considerándolo no una perdida de responsabilidad individual, sino un aumento de agresividad, que el defensor de balón pueda arriesgar sabiendo que si le superan no hay una simple ayuda, sino un compañero agresivo defendiendo.

·         El siguiente paso sería, manteniendo la libre asignación y el salto y cambio continuo, loscambios en todos los bloqueos, tanto directos como indirectos, pero insistiendo que en todos esos cambios debe haber una anticipación y una agresividad mayor que si no cambiáramos.

·         Finalmente, a esto deberíamos unir armas estratégicas en función del tipo de equipo, como defensas alternativas, zonas presionantes, ajustes, siempre enfocadas a generar actividad y agresividad (y con ello, aunque genere fatiga, más diversión) a la defensa, y sorprender y causar problemas a los que no están acostumbrados los atacantes.

por Javier Arredondo Zamora. Entrenador Superior de Baloncesto
Sábado 18 de Febrero 2006. Colegio San Agustín. Madrid

 

Anuncios

Calentamiento y vuelta a la calma.

· ¿Por qué se hace el calentamiento?

– Porque se mejora la velocidad y la fuerza de las contracciones musculares.

– Porque el organismo se adapta al nivel de exigencia del trabajo fundamental.

– Porque un calentamiento específico mejora la coordinación específica para una actividad concreta

– Porque se evitan lesiones de músculos, articulaciones, tendones y huesos.

– Porque predispone, tanto física como psíquicamente para el trabajo posterior

· Características fundamentales de un calentamiento.

– Debe suponer una elevación de la temperatura corporal, de la frecuencia cardiaca y del ritmo respiratorio.

– Debe contener ejercicios de estiramiento y soltura.

– Cuando preceda una actividad deportiva debe incluir acciones especificas de esa actividad.

– Debe guardar relación directa con las características del trabajo posterior. No es lo mismo calentar para una sesión de acondicionamiento que para una competición.

· ¿Por qué debemos realizar una parte de relajamiento al final de la sesión de trabajo ?

– Para evitar brusquedades en la exigencia orgánica, desde la actividad al reposo.

– Para normalizar paulatinamente los sistemas cardiovascular y respiratorio.

– Porque de esta manera se eliminan con más celeridad y eficiencia los productos de desecho del proceso metabólico, principalmente el ácido láctico.

– Porque se normaliza la secreción hormonal y el sistema nervioso.

Algunas características de la fase de relajación o final.

– Intensidad decreciente

– Poca exigencia de trabajo muscular y del sistema cardiorespiratorio

– Prestar más atención al fin que se persigue que a la forma excepto en los estiramientos en los que la forma de ejecución es fundamental.

– Dar especial atención a las zonas o sistemas más sobrecargados durante el trabajo.

Medios más usuales para la fase final.

– Carrera o trote lento.

– Ejercicios de relajación

– Estiramientos.

– Ejercicios respiratorios.

– Juegos relajantes.

· ¿Qué hacer después de la sesión de trabajo ?

Después del trabajo y siempre que se pueda tomar una ducha.

Lo mejor es reposar un poco nuestro organismo y luego utilizar agua templada.

Si el trabajo físico ha sido intenso aparece la imperiosa necesidad de beber. Una de las razones más importantes para la rehidratación es recuperar los líquidos perdidos mediante la sudoración.

– No debemos beber inmediatamente sino una vez que hayamos recuperado al frecuencia cardiaca y respiratoria a menos que se de el caso de deshidratación manifiesta.

– La satisfacción rápida y copiosa de la sed es una agresión al organismo. Es mucho mejor dejar transcurrir un tiempo y beber a pequeños tragos.

– Es falso que los líquidos fríos quiten mejor la sed. El organismo gasta energía en calentar aquello que entra en su organismo a temperatura más baja. No hay inconveniente con que haya una pequeña diferencia del liquido con la temperatura corporal pero nos es recomendable que la bebida esté helada.

– La composición de las bebidas : Lo más adecuado es que la concentración de sales y azucares de la bebida sea similar a la fisiológica ; de esta forma la asimilación es más rápida y no se sobrecargará de trabajo al organismo. El agua también es una excelente bebida reponedora de líquidos.

– Es lógico que aparezca apetito después del ejercicio. Es conveniente que el organismo haya recuperado su ritmo normal. La digestión no deja de ser un trabajo que debe ser realizado en las mejores condiciones.

xtraído del libro ¿Estás en forma ? . CAMBEIRO, MARTINEZ, RAMIREZ, RIUS. Editorial  Alhambra Longman. 1995